Pitufo volador

El pitufo volador

Apuntes de aeromodelismo

Carga de baterías
Configurador de carga de baterías
Sensor de temperatura para cargador
Alimentación del cargador
Modo automático en Accucell-6 e Imax B6
Calibrar un Accucell-6
La unidad C en baterías
Carga en paralelo
Carga de micro baterías
Mini cámara
Instrucciones
Actualizar el firmware
Ajuste del reloj
Alimentación USB externa
Alimentación LiPo externa
Flota
Hobbico Flyzone Ventura
Easy Glider Pro
HK Mini Swift
Hype Fox
Multiplex Fun Cub
KS Dinamic Flash Micro
Parkzone SU-26xp
EF136/HK136/Xieda 9998
EF190/HK190/Xieda 9958
Parkzone T-28 Trojan
Blade Nano CP X
E-flite ASK-21
Varios
Bobinado de motores brushless
Truco conectores JST
Uso del salvalipos
Llaves Allen pequeñas
Adaptador Deans a XT60

Fun Cub

Multiplex Fun Cub
Multiplex Fun Cub.

Características principales:

Conjunto propulsor: Motor y hélice.

Con la Fun Cub, las especificaciones que se piden originalmente para el conjunto propulsor son:

El motor inicialmente ofrecido en el kit de propulsión es un Himax 3516-0840, junto a una hélice 13x4 para 3S.

Si bien en los catálogos de 2010 y 2011 no aparecen, en la web de Multiplex podemos ver también un kit de propulsión Tuning, también con una hélice 13x4 en 3S. La diferencia fundamental está en el motor, que pasa de las 840kV del Himax 3516 a las 990kV de un Himax 3522, con el consecuente aumento de consumo, y con ello, un mayor variador.

Para economizar, y tratando de que el motor vaya sobrado, he optado por un HobbyKing S-Line 3542 830kV. Es una serie nueva con la que hay poca experiencia pero parece cumplir con todos los requisitos. Comparemos primero las características teóricas disponibles de los tres.

Característica Himax 3516-0840Himax 3522-0990HobbyKing 3542-830
Peso 134g 162g
Diámetro 35,2mm 35,2mm 35,0mm
Longitud (sin eje) 42,2mm 48,0mm 42,0mm
Diámetro eje 5mm 5mm 5mm
Revoluciones máximas 20.000rpm 20.000rpm
Temperatura máximas 65ºC 65ºC
Rpm por Voltio 840 990 830
Potencia máxima 350W 400W 1.035W
Resistencia interna 51mΩ 27mΩ 55mΩ
Consumo en vacío 1,5A 2,2A 1,1A
Corriente óptima 10-26A 15-38A 36A
Eficiencia máxima 78%
Corriente máxima (15s)37A 54A 70A
Elementos LiPo 4 3 3-4
Adaptador hélice Para eje Para eje Para carcasa

Está claro que he elegido un motor con especificaciones similares al inicial, simplemente de menor precio y con mayor potencia, que de no ser exageradamente falsa, proporcionará un margen mayor si le requerimos trabajar duro o con más hélice de lo recomendado en algún momento.

Los tres motores tienen eje de 5mm. He descartado los de 4mm y los de 3,17mm con la pretensión de minimizar la probabilidad de que el motor reciba daños en un aporrizaje. Para ello, trabajando el motor desde el interior del fuselaje a través del eje, tengo además un truco adicional que desvelaré más adelante.

Los motores Himax se fijan con cuatro tornillos de M3 e un diámetro de 25mm. Con el motor HobbyKing sólo coinciden dos de los cuatro tornillos, lo cual será suficiente en la posición que trabaja.

En las características se observa un detalle importante, y es que mientras que el manual del motor originalmente recomendado sugiere una LiPo de 4S, el manual de la Fun Cub indica 3S, de modo que nos centraremos en las baterías de tres celdas, que también es lo proporcionado en los kits con batería. Como coincide que tengo algunas LiPo que uso en el Easy Glider Pro de 2200mAh 3S, no hay duda de que las reutilizaré, la diferencia de 2000 a 2200 mAh es pequeña.

Para trabajar a 300W, con una LiPo 3S requeriremos aproximadamente 30A, y para 400W, 40A, lo que determina el mínimo del regulador. En baterías de 2.000mAh, esto supone que deben soportar al menos 15C y 20C respectivamente. En ambos casos luego ampliaremos características para tener el margen.

La hélice 13x4 por tener diámetro elevado y escaso paso, proporciona un gran empuje y poca velocidad, justo lo que se exige para las características esperadas en el modelo. Como inconvenientes, puede quedar un poco cerca del suelo para dedos torpes y su rendimiento queda un poco limitado. Prefiero empezar a jugar con una 12x6, o quizás los primeros vuelos con una 11x7, que darán consumos similares y serán un poco más tolerantes a los primeros errores de vuelo y ajustes.

Montaje: en desarrollo.

...

Protección de los cables del motor.

Protección de los cables del motorFijación de los cables del ESC
Protección de los cables del motor.

Con los motores sin escobillas de carcasa rotativa siempre corresponde vigilar que la carcasa no roce con otros elementos. Los que son fijos, como las partes del fuselaje son fáciles de ver, o incluso oír si la cosa va muy justa, pero los elementos móviles pueden ser más problemáticos, y en este caso específico, el espacio disponible para el cableado del motor los hace pasar muy próximos a la carcasa, lo que facilitaría que en algún momento se desplacen y la carcasa roce con ellos.

La salida de los cables desde el bobinado, a través de la parte estática del motor permite que por flexión los cables alcancen la carcasa, especialmente al quedar comprimidos contra el fuselaje durante el montaje. Agregando más termorretráctil al que ya hay y de una longitud un poco mayor, conseguiremos una rigidez suficiente para mantener los tres cables paralelos entre sí y formando un plano para que ocupen poco grosor, y una vez hecho, podremos darle la forma que nos interesa casi como si de alambre se tratase, haciéndolos circular por el lateral del fuselaje y alejados de la carcasa del motor.

Tras su unión con los cables del ESC, aprovechando las formas del fuselaje, con un pequeño palito podemos terminar de fijar los cables, dejando sin movimiento toda la zona próxima al motor.

Refuerzo del tren delantero.

Refuerzo del tren delanterocollarines fijando las gomas de refuerzo del tren delantero
Refuerzo del tren delantero con collarines y gomas elásticas.

Aun con la batería de 2.200mAh y un motor de peso similar al recomendado, es notorio que al aterrizar hay mucha flexión del tren delantero. Esta flexión protege al modelo, pero siendo excesiva, facilita que la hélice toque en el suelo.

Las soluciones posibles son múltiples, de modo que he empezado directamente por experimentar con una de las más simples: un par de gomas elásticas manteniendo el tren cerrado. De este modo, se mantiene la flexibilidad, tan solo agregándole un poco más de fuerza.

El sistema es sencillo, cuatro collarines de los empleados para fijar las ruedas mantienen en su lugar unas gomas elásticas. Conviene que no queden demasiado abajo las gomas para que no se enreden con plantas u otros objetos.

Es probable que en el futuro lo cambie por algo más estético y/o duradero.

Primera jornada de vuelos: 11x7 sin flaps.

Fun Cub lista para despegar sobre una SpaceFun Cub despegando desde una Space
Despegues cortos ya desde el primer día.

Sin decorar todavía ni tener operativos los flaps, la jornada inaugural ha sido fantástica. La hélice 11x7 no es nada perezosa, y siendo una GWS 11x7 de un paquete de 6, no me tengo que preocupar de si toca el suelo o corta hierbas de manera abundante.

Las imágenes hablan por sí mismas, despega en realmente poco espacio, y si tenemos en cuenta que falta aumentar la hélice y disponer de los flaps, el futuro para despegues cortos es prometedor.

Tal y como estaba previsto el modelo vuela lento, y con escasa habilidad ya permite realizar loopings y vuelo invertido, pero no es un modelo acrobático, lo más divertido que tiene es despegar y aterrizar, de modo que las primeras pasadas eran practicando el aterrizaje con simples "touch and go", bajando planeando -se nota cuando uno proviene de veleros- y dando motor tan pronto toca suelo.

En el aire, las ruedas dejan claro si el modelo vuela normal o invertido, pocas dudas hay con esos donuts de 12cm.

Con viento cruzado, una vez aterrizado el modelo levanta el ala fácilmente, apoyando el otro extremo o incluso un poco el estabilizador horizontal en el suelo.

Conexión de los flaps.

Regulador de velocidadConexión de los flaps
Conexión de los flaps mediante un regulador de velocidad/inversor.

Con la DX6i dispongo de 6 canales, que utilizo el siguiente modo:

En estas condiciones, por la simetría de los servos de los flaps, necesito conectarlos entre sí con un cable en Y e invertir una salida. Como además no podré regular de forma proporcional los flaps, la respuesta a ponerlos o quitarlos bruscamente es muy violenta sobre la trayectoria del modelo, por lo que conviene frenarla.

Como solución, he utilizado un regulador de velocidad/inversor de servos. A la salida 1 (CH1) le he conectado el flap derecho y a la 3 (CH3) que es la que permite inversión, el izquierdo. La 2 queda libre, tal vez convenga para el servo del gancho de remolque en el futuro, o tal vez convenga más usar una Y para que vaya sin temporización.

Los ajustes usados, mirando como como si los potenciómetros fuesen relojes son:

En la imagen, podemos ver a la derecha la entrada, marcada como IN. Al igual que las tres salidas, el canal de entrada es también macho, por lo que resulta imprescindible un cable de servo hembra-hembra para conectarlo al receptor.

En el lado izquierdo vemos la primera salida, CH1, y detrás suyo está la tercera, CH3, que es la que permite inversión, y la que queda, tras la entrada, la segunda salida que es idéntica a la primera, CH2

Para la fijación final, podemos escarbar un hueco en el ala izquierda, que es la contraria a la del servo del gancho de remolque, y fijar allí el conjunto.

Decoración.

Decoración del fuselaje
Decoración del fuselaje.

Tras la primera jornada de vuelos, y como el modelo volvió íntegro, he iniciado su decoración. Soy muy consciente de mi escasa habilidad en el tema, pero como no me convencía mucho la original, y en previsión de que aparezcan Fun Cub como setas, pues el modelo ha gustado, he tratado de hacer algo distinto.

Disponía de adhesivo color aluminio, rojo, y también con aspecto de fibra de carbono. He descartado el rojo para evitar que parezca el payaso de Micolor y cúter en mano, esto es lo que ha salido.

Haya quedado bien o no, lo cierto es que me gusta, de modo que así volará por ahora. Ya habrá tiempo de estropearlo de un modo u otro.

Patines ala.

Patín en la punta del ala
Patín protegiendo el ala.

Para evitar que el ala se deteriore prematuramente, resultó urgente agregar un patín en su parte inferior, con el fin de reducir los roces contra el suelo que se producen con frecuencia en dos condiciones típicas:

Carretear con el tren trasero levantado supera mis habilidades, y evitar las tomas duros es más intención que realidad. Con el modelo montado, es fácil ver la zona del ala que toca el suelo, y allí actúo aplicando el patín, tratando de que quede lo más alineado posible con el fuselaje para evitar que afecte al vuelo.

Los patines empleados son simples, la gracia era tenerlos a mano. No tiene mayor secreto su montaje, pero inicialmente los pegué con UHU Por, dejando que el pegamento curase al aire un par de minutos antes de completar el pegado, y cuando tuve que hacer un uso duro de ellos (ver la tercera jornada de vuelos, la de los vídeos) se arrancaron ambos. Pegados nuevamente con ciano, siguieron en su sitio los vuelos siguientes.

El estabilizador horizontal también se ha llevado algún roce, estaré atento por si requiere también de alguna protección.

Segunda jornada de vuelos: 11x7 con flaps.

Con los flaps preparados, observo que desplegándolos en vuelo, el modelo levanta acusadamente el morro, y lógicamente pica cuando se le retiran. Teniéndolo previsto, y con una temporización de 1,5s para bajarlos por completo y 1s para subirlos, resulta más fácil compensarlo manualmente sin que se aprecie violencia en las maniobras.

El despegue con flaps, bien sea a 1/3, 2/3 o completamente bajados, que serían aproximadamente unos 80 grados actualmente, el despegue sigue siendo en un espacio ridículo. Me familiarizo con el despegue con los flaps bajados al máximo, pues debiera ser el más complejo, pero no tiene dificultad alguna, flaps a tope, motor a fondo y en cuando sale disparado hacia arriba, empujar elevador para que no se encabrite, y una vez controlado, quitamos los flaps, pudiendo dejar ya de empujar el elevador. En un momento estamos en altura de crucero y ya podemos bajar el motor a alrededor de la mitad.

El modelo permite un vuelo muy lento, y usar los flaps en el aterrizaje es un espectáculo, sin viento baja realmente muy lento. Existe la opción de poner los flaps al último momento para frenar, pero hasta no tener más práctica prefiero no abusar de la suerte y los despliego con cierta altura, ya estando en la final. Los flaps al máximo permiten un planeo desesperadamente lento, pero también el modelo es un poco más inestable, se zarandea y cambia de dirección con cierta facilidad. Cuestión de práctica, porque debo mentalizarme de que no es un velero, y "no quitan puntos" por aterrizar usando el motor. El exponencial en el elevador es el que me permite tomas suaves, que con flaps son menos suaves si el modelo está un poco lejos y lo veo más frontalmente que lateralmente.

Ante los aterrizajes bruscos, el tren trasero enseguida se deforma, y con ello, el control en el suelo impide girar a un lado y lo vuelca fácilmente hacia el otro al perder el paralelismo de la rueda con el timón. No es que no se pueda aterrizar más suave, pero sin estar particularmente pesado el modelo, parece demasiado delicado y en varias ocasiones lo he enderezado manualmente.

Cono.

Cono en la Fun Cub
Cono de plástico chino en la Fun Cub.

Como el adaptador de hélice estaba tardando en el correo por ir junto a unas LiPo, pedí uno que no trae nada en al punta en una tienda local mientras llegaban, y con ese pude volar ya la primera semana, pues el resto de piezas imprescindibles estaban, pero echaba de menos un cono decente, bien aerodinámico como siempre llevaba en los veleros, aunque la velocidad vaya a ser baja.

Sin experiencia en el tema ni prisa, pedí un cono de nylon chino de dos pulgadas con el que me encontré con algunas sorpresas:

Voy a probarlo con la copia de la APC 12x6E y tengo preparadas unas APC (estas originales) 13x4 y 13x6,5 para el futuro que he verificado que encajan.

Tercera jornada de vuelos: 12x6 y viento en altura.

Ha surgido una ocasión para volar en un entorno muy especial, a 1.800 metros de altura y no lo he desaprovechado. A estas alturas sólo había volado una cometa -en el mismo lugar- y temía algún efecto por la diferencia de presión, pero con lo sobrada que va la Fun Cub en todos los sentidos, tenía que poder superarlo. Adelanto que ni se notó la diferencia.

La complicación ha sido que arriba el viento es notorio, he medido 20 km/h con ráfagas de 30km/h y en algunos momentos aumentaba. En vuelo no causaba mayor problema, pero en el suelo el modelo se lo lleva el viento, enseguida se va el ala al suelo y lo arrastra si no uso el motor para compensarlo, y aun de ese modo, es forzoso mantenerlo muy bien alineado contra el viento.

He grabado tres vídeos que al haber poco vuelo, no han requerido edición para poderlos mostrar. El el primero, podemos observar lo que es un auténtico despegue corto, y los grandes rebotes al aterrizar, parecía una rana dando saltos.

En el segundo vídeo hay un poco de rodaje para despegar, pero el aterrizaje es más decente, si bien el viento no deja de torturar al modelo una vez en el suelo.

Para terminar, en el tercer vídeo nuevamente despega sin rodar, y tras el vuelo -un poco más largo esta vez- aterriza nuevamente rebotando.

Raspado del estabilizador horizontal
Raspado del estabilizador horizontal.

Como el suelo era asfalto y nuevo, bien áspero, las arrastradas que el viento le ha dado al modelo, le han erosionado notoriamente el estabilizador horizontal y le ha arrancado los dos patines de las alas, justamente los que la tenían que proteger de estas incidencias. Originalmente lo había pegado con UHU Por, que para unir corcho con corcho irá muy bien, pero el plástico con corcho se lo ha puesto más complicado. Allí mismo los he pegado de nuevo con ciano y no ha vuelto a despegarse.

Las raspadas al estabilizador horizontal han requerido agregar cinta reforzada para que en caso de repetirse, no arranquen más material y cambien las dimensiones del modelo. Seguramente, con el plástico de algún blister se pueda hacer algo con mejor aspecto y eficacia equiparable.

Varias veces me ha sucedido que las gomas que uso como refuerzo del tren delantero se han soltado, probablemente en los aterrizajes bruscos, que justamente es cuando se les pide el trabajo. Como además, tras ello no me doy cuenta al quedar debajo y no estar en el preflight checklist, resultando inútiles cuando más se les necesita. Probablemente baste con invertir los collarines, que no son simétricos, de modo que haya más dificultad de que corra la goma. Si siguen fallando, o tal vez incluso sin que vuelvan a fallar, optaré por soluciones alternativas con alambre. El tren delantero ha requerido enderezarse en pocas ocasiones, pero lo ha requerido. Es importante tener presente la convergencia, que es el paralelismo de las ruedas, conviene que sea paralelo o un poco abierto, de modo que la primera rueda que toque el suelo lo haga girar ligeramente hacia ese mismo lado, lo que contribuirá a bajar la otra rueda y estabilizar horizontalmente el modelo. De quedar cerrado, al tocar primero una rueda, giraría hacia el lado contrario, facilitando que el ala tocase el suelo.

Cuarta jornada de vuelos: rompiendo las 12x6.

Palas rotas y ala ligeramente golpeada en la Fun Cub
Palas rotas y ala ligeramente golpeada.

Con escaso viento, he continuado las pruebas de la hélice 12x6. Los despegues con los flaps a medio bajar se hacen con plena facilidad en un palmo, una pista de medio metro más que la longitud del modelo es sobrante para el despegue, realmente no se necesita mucha pista para salir. De hecho, no se necesita pista para despegar, prácticamente allá donde esté, si no hay obstáculos delante, despega con entusiasmo.

En vuelo no he apreciado la diferencia de hélice, si bien mis prácticas se centraron en hacer muchos despegues, aterrizajes y practicar aproximaciones, así como pasadas lentas a muy baja altura. Con tanto despegue, aterrizaje y rodadura, desconozco la autonomía de las baterías 3S 2200mAh que estoy empleando con el modelo. Sin mucha dificultad, se encuentra un ajuste de motor en que se puede mantener altura sin apretar la velocidad. A más extendidos van los flaps, más difícil es mantener la dirección del modelo con precisión, a cambio de lograr que la toma sea exageradamente lenta. Es lógico que a más lento vuela el modelo, menos presiona el aire en sus superficies y se reduce la respuesta de los mandos.

En una ocasión, estando cerca de tocar el suelo ha caído un modelo cerca de mi posición, a mi espalda. Con el susto, he tocado suelo bruscamente para poder girar la cabeza cuanto antes y verificar si requería apartarme. Una vez calmado sabiendo que todo estaba en orden y no había sucedido nada grave, trato de traer el modelo, que había quedado lejos, pero no responde aunque se oye respuesta del motor, había roto la pala, que era una copia de la APC 12x6, la única 12x6 a la que le entraba el cono.

Le he instalado otra 12x6, una GWS HD con otro adaptador de hélice, sin más cono que una tuerca redondeada, pero en el siguiente despegue ya ha aparecido un síntoma de que algo no iba bien: el modelo ha rodado más de medio metro antes de despegar. En el aire, enseguida he notado que le costaba muchísimo ascender, y no se mantenía como era de esperar, de modo que no quedaban muchas alternativas, era forzoso el aterrizaje inmediato.

Soporte del tren delantero parcialmente despegado
Tren delantero parcialmente despegado.

El regreso hasta la pista no parecía posible y un terrible dilema me ha asaltado: ¿pliego los flaps para tratar de ganar velocidad y control o los mantengo para que haya sustentación? Mi respuesta ha sido plegarlos, y era la errónea, el modelo no ha tardado en encontrarse el planeta de frente, sufriendo algunas abolladuras, otra hélice rota, el cuerno de un alerón arrancado y el tren delantero doblado. Un semiala se separó parcialmente de la que va atornillada, pero sin causar deformaciones importantes en el pedazo de material que la soporta. Pienso que pudiera ser mejor montar cada soporte central de ala, la pieza en la que se introduce el tornillo, en un semiala diferente, haciendo que cada semiala se fije por uno de los tornillos.

El origen del problema parece que era el cuerno del elevador, que había quedado parcialmente despegado y actuaba como si tuviera una bisagra. Actuaba correctamente para bajar, pero reducía su recorrido no para subir.

Erróneamente, he tratado de enderezar el tren delantero sin sacarlo del modelo, lo que ha llevado a despegar parcialmente el soporte de plástico que lo une al fuselaje. Nada que no se arregle con ciano y no repitiendo el error, el tren debe desmontarse para enderezar el alambre.

Taller.

Usando el escariador
Uso del escariador con la hélice JXF 12x6.

Una de las novedades aprendidas al venir de motoveleros, es que las hélices tienen agujeros de diámetros variados, y he necesitado agrandarlos para que coincidieran con el que uso. Como esto parece que va a ser menos puntual de lo deseado, me hice con un escariador nuevo para devolver el que me prestaron (gracias, Sergio), y estando nuevo y muy afilado es cosa de niños agrandar el agujero, aunque conviene tomarlo con seriedad para que quede bien centrado.

Otra de las cosas aprendidas, es que las hélices fijas, requieren equilibrado, si bien además de aprenderlo, no estaría de más recordar hacerlo.

He observado que uno de los tornillos del motor se había aflojado notoriamente, por lo que reapreté ambos con mayor firmeza. Llevando solo dos es fácil que se aflojen, y más siendo M3x6, muy cortos, en el futuro los remplazaré nuevamente por unos más largos.

Mejora del cableado.

Cableado del receptor principalCableado del receptor principal
Cableado del receptor principal.
Cableado hacia el alaCableado del receptor satélite
Cableado hacia el ala y el receptor satélite.

Habiendo observado que el cable de un servo se desconectó del receptor, bien debido al movimiento de la batería o a la manipulación, se ha hecho urgente mejorar la instalación eléctrica para evitar que se repita en circunstancias peores. La cantidad de cables en el modelo es relativamente elevada y requiere un poco de orden para que no haya cables de por medio en todas partes.

Empleando malla protectora, he agrupado los cables que salen del receptor en función de su zona de destino, almacenando dentro de la malla la longitud sobrantes y dejando margen para poder extraer el receptor y manipular los cables cuando sea oportuno.

Los cables quedan ahora fácilmente en un lateral del fuselaje, tras el ESC y sin molestar durante la entrada y salida de la LiPo. Al agrupar los que van al ala, resulta mucho más fácil conectarla, una vez un cable está accesible, todos van con él, no requiriendo hurgar dentro del fuselaje para localizarlos y extraerlos.

Para que la funda de malla no se deshaga, es necesario cerrarla por los extremos, lo que puede hacerse con cinta aislante, o tal vez termorretráctil. Conviene no apretar en exceso para que en caso de un tirón fuerte, si hay cable plegado en el tubo pueda extenderse y aliviar la brusquedad.

Mejora del tren trasero.

Tren trasero originalNuevo tren trasero
Tren trasero original y versión renovada.

Uno de los problemas con los que me encuentro continuamente en la Fun Cub es la debilidad del tren trasero, que se deforma con mucha facilidad e impide maniobrar correctamente en el suelo, por lo que he decidido reemplazarlo por otro más resistente, sin renunciar a la capacidad de absorber energía en los aterrizajes bruscos. Existen alternativas, como el de Sullivan, que desconozco si son mejores o peores.

Para el reemplazo, considerando que el mismo alambre original actuaba como eje de la rueda y a la bisagra, además de estar unido al cuerno del timón, he optado pro extraer el cuerno y retirar el alambre por completo. El nuevo alambre es de 2mm y a la vez que como eje de la rueda, puede actuar también como bisagra, simplemente precisa ampliar su orificio.

La rueda del nuevo tren es excesivamente pequeña y la idea era seguir usando la original. Para ello, debo ampliar su orificio superando los 2mm del eje, logrando así que gire libremente. Partiendo de una broca de 2mm, la cosa es más fácil de decir que de hacer, pero se consigue.

El control de giro de la rueda se practica con la unión del brazo de un collarín al timón, ya no desde el alambre. Inicialmente lo he pegado con cinta para poder experimentar su funcionamiento antes de darle un acabado definitivo.

La diferencia de peso entre el viejo tren y el nuevo, es notoria, debiendo prestar atención al centro de gravedad para compensar las diferencias sin volver demasiado nervioso al modelo.

Instalación del servo de remolque

Forma del alambre para el gancho de remolqueInstalación del gancho de remolque
Preparación del alambre para el gancho de remolque.

La instalación del gancho de remolque ha supuesto un pequeño reto, pero una vez logrado, puede aportar mucha diversión y espectacularidad.

Decidir la longitud del brazo del servo ha requerido del simple método de prueba/error hasta dar con una longitud funcional, por lo que sugiero ir al grano y basarse en la imagen, teniendo en cuenta que hay algo de margen.

La forma resulta ya más compleja, pues curiosamente, en el diseño hay un eslabón en la guía por la que corre el alambre, que al subir puede bloquearlo y con ello dañar el servo y/o la maniobra si como en mi caso, lo llevo en el canal dedicado a los flaps por no tener más canales disponibles. Para resolverlo, con la S que le he hecho en la punta exterior, evito ese atasco en la guía.

Uso del gancho de remolque
Uso del gancho de remolque.

Para la conexión del cordel, he usado un simple clip, de modo que no pellizcamos los hilos del cordel, y al ser un material de sección circular, evita atascarse en el poco espacio disponible.

Por no tener canales sobrantes, con una Y lo he conectado en el canal de los flaps, antes de su paso por el temporizador. De este modo, con conectar y desconectar el interruptor que activa los flaps se libera de inmediato el gancho, y como los flaps bajan lentamente, antes de que apenas hayan bajado ya estarán subiendo de nuevo y el gancho habrá liberado su carga.

Costando un ratito de trabajo, un servo de 9 gramos barato y un cable en Y, no veo razón por la que no instalarlo.

Otro intento de vuelo fallido.

Hélice sueltaTren de aterrizaje arrancado
Hélice suelta y tren de aterrizaje arrancado como consecuencia.

Un intento de vuelta a la normalidad ha terminado con un aterrizaje de emergencia. Instalé una hélice JXF 12x6, y por falta de experiencia creí que había apretado la tuerca del adaptador en exceso cuando realmente estaba floja, a lo que tal vez se sumó que olvidé equilibrar la hélice. Las pruebas en el suelo eran correctas y en el carreteo no se observaba nada anormal.

Nada más despegar, el sonido delató que algo no andaba bien, se oía resonar el fuselaje, lo que indicaba rozamiento del motor y/o vibraciones. Enseguida se desprendió la hélice, y no había suficiente altura para completar una vuelta y aterriza, de modo que al estar en una zona elevada, he ido a buscar una zona llana más abajo muy próxima que ya tenía localizada, aunque en el último momento, ante la presencia imprevista de personas demasiado próximas a donde iba a quedar el modelo, he preferido cambiar de trayectoria y aterrizar prácticamente a ciegas tras unos árboles donde no había riesgo siquiera de asustar a nadie.

Al tocar con algunas plantas, soporte del tren de aterrizaje ha quedado arrancado del fuselaje. Pudo estar debilitado al tenerlo que pegar parcialmente tras el accidente anterior, pero en todo caso no ha sido una parte importante y se resuelve con suma facilidad, ciano y un sargento para mantenerlo apretado mientras se seca de nuevo.

Adaptando el adaptador.

Adaptador de hélice estriado
Estriado del adaptador de hélice.

Ante la desconfianza en el adaptador usado en la ocasión anterior, con una sierra para metales le he practicado unas estrías a la base donde apoya la hélice. Como el material (aluminio o tal vez duraluminio) es blando, resulta muy fácil marcarlo. Por el lado de la arandela, ésta ya aparentemente de acero, no le hago nada.

En estas condiciones, lo he apretado más que la vez anterior sin notar nada extraño al apretar y puedo sujetar por las palas mientras aprieto la tuerca pues la hélice ya no patina en el adaptador.

Las pruebas y vuelos posteriores confirman que funciona perfectamente, sin causar problemas al montar ni al desmontar.

El gran aporrizaje.

Fun Cub caídaFun Cub caída
Consecuencia de una pérdida de control de la Fun Cub y posterior caída en picado.

Sabemos que todo lo que sube baja, y la gracia está en bajar suavemente, pero no siempre se logra.

Las pruebas en vuelo tras la reparación de los golpes anteriores han requerido ajuste de la incidencia del motor y un poco de trimado. Usando ya la segunda batería, habiendo dejado el modelo perfectamente trimado, la incidencia del motor en una posición muy cómoda y recuperando la posición del centro de gravedad para un vuelo sin dificultades, cuando todo parecía ir bien, ya tomando una altura mayor a lo habitual, he oído la alarma de batería baja. Al dudar de si el pitido provenía del modelo o de un tractor que trabajaba en las proximidades, he detenido el motor, coincidiendo de inmediato con el fin del pitido. Al tratar de volver a encenderlo para confirmarlo, ya no ha arrancado, y el modelo ha empezado a caer, sin respuesta de motor ni elevador, ni tiempo de probar más posibilidades.

El golpe contra el suelo ha sido frontal y fuerte, tan solo el hecho de que el campo estuviera arado podía suavizar un poco los daños.

Tras una caída del modelo, para averiguar lo que sucedió, los primeros momentos son críticos, y es fácil cometer despistes y/o errores. Por una parte, acerté en ir con la cámara y fotografiarlo todo antes de tocar nada, pero en contra, no fui con la emisora y la dejé apagada, perdiendo la posibilidad de observar si los leds de los receptores -en caso de seguir funcionando- indicaban que recibían señal y tratándose de receptores DSM2, si habían experimentado falta de alimentación en caso de encontrarse con el led parpadeando. Habrá que aprender para la próxima ocasión, que ojalá no se precise.

Origen del fallo.

Es difícil determinar el origen del fallo, la pérdida de respuesta completa significa fallo eléctrico, pero puede ser en muchos puntos. Teniendo en cuenta que es la vez que más lo estaba haciendo subir, y lo mal colocado que iba el regulador, prácticamente aplastado entre la batería y el fuselaje, sospecho que todo se debió a un recalentamiento al no poder refrigerarse, perdiendo no tan solo el motor, si no la línea de 5V completa. Si se tratase de agotamiento de batería, tal como va configurado el ESC debiera cortar primero el motor y un rato después el resto.

Refrigeración del ESC.
Refrigerador ESCESC renovado
Mejora del sistema de refrigeración del ESC con radiador.

Al ESC le reemplazo el bloque de aluminio, que actúa más como acumulador de calor que como refrigerador, por un radiador de láminas de aluminio, que al tener mayor superficie, intercambiará calor con el aire con mucha más facilidad.

Una vez enfundado en termorretráctil, le practico ranuras para ventilación, teniendo en cuenta que tomará el aire del frontal.

UBEC independiente del ESC.
Cableado del ESC con JST para alarma y UBEC independiente
Nuevo cableado del ESC con JST.

En la solución al presunto problema de recalentamiento y para mayor seguridad, opto por independizar el UBEC del ESC, para lo que elimino el cable rojo (5V) que iba al receptor, y preparo un par de hembras JST a la entrada del ESC, en paralelo con el XT60, uno para un UBEC independiente y otro para el avisador de batería baja. Utilizando los JST, se podrán conectar y desconectar cuando convenga.

Con un UBEC independiente, un calentamiento del ESC afectaría únicamente al motor y no puede afectar al receptor ni a los servos, tendría que producirse un cortocircuito para lograrlo, cosa que en principio sólo debiera producirse con un accidente o una instalación eléctrica muy deficiente.

Sopa de pollo sintética.
Sopa de pollo sintética
Sopa de pollo sintética.

Como el médico no me deja comer cosas con sal, las sopas preparadas quedan fuera de mi alcance, por lo que debo cocinármela, y como dicen en algunos lugares: ave que vuela, a la cazuela.

El mayor problema observado tras el gran aporrizaje es un aplastamiento del fuselaje. Para recuperar zonas aplastadas de materiales al estilo EPP, EPO y similares, es muy interesante aplicarles calor, con lo que conseguimos por una parte reblandecer el material, y por otra, que el aire que quedó comprimido en su interior se expanda y recupere su forma original, o como mínimo, se aproxime a ella.

Cuando es posible, sumergir partes en agua caliente es el método que más me gusta, pues podemos controlar mucho mejor la temperatura que con otros sistemas. La gracia está en no llegar a hervir el agua, pues con temperatura excesiva, se hinchan todas las bolitas y queda la superficie con aspecto de celulitis, pero antes de llegar a ese efecto, puede verse a través del agua que las bolas van marcando su contorno, momento en que podemos aflojar o apagar el fuego para reducir la temperatura.

Si la temperatura del agua es baja, el efecto no se logra o simplemente es más lento, lo que en algunos casos puede ser útil, como por ejemplo, para reformar un fuselaje que no cabe en una olla, dejándolo sumergido en agua muy caliente en una bañera durante un buen puñado de minutos.

En caso de producirse celulitis, si actuamos de inmediato con una cuchara, podremos aplanar un poco la superficie.

Reparación del soporte del tren delantero.
Soporte del tren delantero reparado
Soporte del tren delantero reparado.

En el impacto, el soporte del tren delantero se partió. He visto algunos arreglos con renovaciones completas, pero el primer intento va a ser repararlo. Con resina epoxy de 30 minutos y un varilla de fibra de vidrio como refuerzo he pegado el viejo y en un trato normal aparenta funcionar bien. Veremos qué sucede al próximo aterrizaje brusco, que seguro que lo habrá antes o después.

Nuevas pruebas de vuelo.

Para finalizar con el gran aporrizaje, no sin miedo he hecho nuevas pruebas de vuelo. Con vientos de entre 20 y 35 km/h el único problema ha sido la facilidad con que el viento tumba al modelo cuando está en el suelo. No he requerido ajustar la incidencia del motor, que por la gran fuerza que aplica es muy sensible.

Tras voler un día intacta a casa, probablemente finalizó la racha que llevaba al modelo de rotura en rotura, ahora toca disfrutar volándolo, mejorar lo que resulte oportuno y recuperar la idea de hacer uso del gancho de remolque, en lo que estaba cuando se produjo el gran aporrizaje.

Copyright ©2010-2014. Todos los derechos reservados.